martes, 11 de noviembre de 2008

MAQUETA

hay un lugar que yo armé
al que le colgué unos cuadros
y le abrí las ventanas para que la luz entrara
al que le cubrí los frios pisos y le encendí la chimenea
y esta llenó de calor todo el espacio
y recibí visitas
y cociné para quienes quería
y le agregué vida
un gato recorría sus rincones y lo hizo su hogar

Este lugar ya no existe
se lo tragó la realidad
lo destruyó la soledad
alla se quemaron los recuerdos
alla se sepultaron bajo sus escombros mis sonrisas y libertades
alla esta mi verdadero yo

hay un lugar que yo armé y se echo a perder
como yo