viernes, 11 de julio de 2008

Anoche subí y bajé las escaleras corriendo, buscándote pero ya no estabas y es esa sensación de verte y sentirte en cada rincón. Te hablo y no respondes. No sabes como extraño oírte, aunque sea los pequeños susurros con que me manipulabas, pidiendo un poco de amor en pequeñas dosis de besos y caricias regadas por todo tu cuerpo, y devueltas por completo al mío. Me estremezco y ya no es la excitación de sentirte a mi lado, me estremezco y es por el vacío que provoca tu ausencia. Espero con ansias las noches para soñar contigo, Y lo peor es que no se si te extraño de ahora, de hace 30, 40, 50 o 100 años. De las vidas que he vivido esta vida o de las vidas que vivimos juntos antes. ....

tomado de

NO TE MUERAS SIN DECIRME A DONDE VAS.
de Eliseo Subiela.